La conspiración de Sam Bankman-Fried y FTX

La historia de Sam Bankman-Fried y FTX ha dado mucho de que hablar. El 11 de noviembre de 2022, el Exchange FTX se declaró en bancarrota. Sam Bankman-Fried, su fundador y Director ejecutivo, abandonó su puesto en ese momento. El fundador del exchange, usó el dinero de la compañía para rescatar a otra de sus empresas, Alameda Research.

En menos de un año, FTX ha pasado a ser valorada en 40.000 millones de dólares y convertirse en el cuarto exchange con mayor número de usuarios del mundo, a declararse en bancarrota. Esta plataforma fue creada en 2019, con sede corporativa en Bahamas.

FTX dejó miles de millones de dólares a Alameda, concediéndole préstamos con un elevado riesgo. Unos 10.000 millones de dólares procedentes del bolsillo de los usuarios de la plataforma de un total de 16.000 millones depositados por los mismos, según The Wall Street Journal. Es decir, la primera había prestado a la segunda el 62% de los fondos de sus clientes.

Además, el CEO de FTX, Sam Bankman-Fried tenía una «puerta trasera» integrada en el sistema de contabilidad de FTX, que le permitía alterar las finanzas de la empresa sin alertar a los ejecutivos y auditores. Sam está siendo investigado por la SEC por posibles violaciones de las reglas de valores a medida que el regulador profundiza su investigación sobre la caída de FTX.

Esta bancarrota ha sido considerada un evento de cisne negro y ha provocado una caída brutal del precio de las criptomonedas, provocando la ruina de muchos inversores. El gobierno estadounidense ha querido aprovechar esto para regular el sector criptográfico. Pero parece que la historia es mucho más profunda de lo que parece. ¿Quieres conocerla a fondo?

El cisne negro de FTX

La caída en bancarrota de FTX, una de las mayores plataformas de intercambio de criptomonedas supone un golpe tan duro para este sector como si una de las mayores entidades financieras que conocemos del mundo tradicional (poned aquí el nombre que queráis) cayera… y no hubiera un gobierno para rescatarlo ni otro banco para absorberlo. Millones de dólares de usuarios se han esfumado.

Algunas voces del sector lo comparan con la caída de Lehman Brothers en 2008. Todo empezó con el token de FTX, llamado FTT, que cayó de valor de forma importante tras algunos movimientos poco fiables que vieron la luz pública, entre ellos que se prestasen fondos de los usuarios a Alameda, otra empresa de Sam Bankman-Fried, creador de FTX y que estaba en problemas financieros. 

Binance, la mayor plataforma de intercambio de criptomonedas, tenía inversión en estos tokens y tras saber las informaciones mencionadas anunció que vendería su parte, lo que provocó el miedo de los usuarios, que empezaron a vender en masa por si había otro desplome como en Celsius.

No son pocos los deportistas que habían invertido parte de su dinero en la plataforma FTX. Jugadores como Curry, Tom Brady o Gisele Bündchen también son víctimas de la debacle de este exchange, aunque no son los únicos: hemos visto a FTX patrocinar vehículos de la Fórmula 1 y equipos de la NBA como los Golden State Warriors habian llegado a un acuerdo para lanzar NFT oficiales del equipo. Incluso el pabellón de los Miami Heat llevaba el nombre FTX Arena.

El resultado fue el de toda la vida en los bancos tradicionales: FTX acabó con problemas de liquidez y sin poder devolver las inversiones de sus usuarios (no hay liquidez en la caja para devolver el dinero que se supone estás custodiando de tus clientes). En un primer momento Binance estudió adquirir FTX, pero tras ver las cuentas lo descartó y supone la cuarta gran pérdida del mundo cripto en el año 2022: el desastre de Luna, la bancarrota de Celsius o la caída de Three Arrows Capital le precedieron.

Las inversiones de FTX

FTX es un exchange que apostó el dinero de sus clientes en inversiones arriesgadas a través de Alameda Research en cryptostartups, todo ello en secreto. Al fallar esas startups, el fondo y el exchange quebraron. De 9 billones de doláres que tenía FTX de clientes, perdieron 8.1 billones. Y luego les «hackearon» 600 millones. Esto ha causado un gran efecto dominó en el sector.

⁠Vitalik Buterin comentó respecto a FTX: «Se merecen lo que están recibiendo». Alameda Research y las 130 empresas que formaban el imperio de Sam Bankman-Fried se declararon en quiebra. Aquí te dejamos una lista de proyectos involucrados con sus empresas. Si eres inversor en alguno de estos proyectos, vigila tu inversión porque puede existir alta volatilidad o directamente pueden desaparecer durante estos días.

Caroline Ellison y Alameda Research

La debacle de FTX, el exchange de criptomonedas caído en desgracia, estaría relacionada con la utilización de fondos de sus usuarios para levantar a su empresa hermana, Alameda Capital. Caroline Ellison es la CEO de Alameda Research. Además, es la novia o ex-novia de Sam Bankman-Fried. En una declaración suya dijo: «Intentamos no tener stop loss porque no es una buena gestión del riesgo».

Según fuentes anónimas citadas por el Wall Street Journal , el 12 de noviembre de 2022 en una reunión por video con los empleados, ella dijo que FTX usó el dinero de los clientes para ayudar a Alameda a cumplir con sus obligaciones y que ella, Bankman-Fried, y otros dos ejecutivos de FTX estaban al tanto de esto.

Por otro lado, el presidente de la SEC es Gary Gensle y es el padre de Caroline Ellison. Los lazos entre SEC y FTX parecen ser extremadamente estrechos. ¿Quién dijo algo de conflicto de intereses?

El hackeo de FTX

Por si una bancarrota no fuese poco, sucedió un evento de supuesto hackeo de FTX. El polémico exchange de bitcoin y criptomonedas FTX fue hackeado la del viernes 11 de noviembre. El hacker o los piratas informáticos se hicieron con más de 600 millones de dólares.

«FTX ha sido hackeado. Las apps de FTX son malware. Elimínenlas. El chat está abierto. No entres en el sitio de FTX porque podría descargar troyanos», fue el mensaje difundido por el equipo de soporte en el canal de Telegram y luego fue replicado por el consejero general de FTX, Ryne Miller.

Muchos analistas e inversores piensan que este hackeo es falso. Más bien, parece una estafa de salida y muchos usuarios piensan que los directores quieren huir con el dinero de la plataforma. Varios usuarios siguieron con diversas herramientas el avión privado de Bankman-Fried y aseguraron que el destino final era San Fernando (Argentina), pero fuentes gubernamentales negaron su llegada al país y que, de ingresar, sería detenido.

La conspiración de Sam Bankman-Fried

Circulan teorías de conspiración alrededor de lo sucedido con la caída de FTX. Muchos piensan que es una estrategia planificada por el Estado Profundo para regular el mercado criptográfico. Esto no sería descabellado si investigamos las conexiones y movimientos de dinero.

En 2018 Barbara Fried, la madre de Sam Bankman-Fried, lanza «Mind the Gap» un lobby demócrata que financia la candidatura de políticos de izquierda. El lobby gana millones de dólares en donaciones principalmente de altos ejecutivos de Silicon Valley.

El 25 de abril de 2019: Joe Biden anuncia su campaña presidencial. 13 días después, el 8 de mayo de 2019, Sam Bankman-Fried lanza el Exchange FTX. Al instante este exchange se vuelve un éxito y su creador se convierte en multimillonario de un día para otro.

En el año 2020 después de George Soros, Sam se convierte en el segundo mayor donante individual para la campaña política de Joe Biden (Sleepy Joe). Es curioso que decidan financiar al viejo Biden, ya que este señor esta senil y no se entera de prácticamente nada. Pero lo turbio no es que Biden pierda la memoria cada cierto rato, sino que su familia está involucrada totalmente en negocios turbios alrededor del mundo.

Concretamente el hijo de 52 años del presidente de Estados Unidos tuvo negocios turbios en Ucrania y China y llevó una vida disoluta repleta de drogas y prostitutas. En 2019, Donald Trump intentó explotarlo: presionó al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski; lo amenazó veladamente con cortar las ayudas si no le daba información comprometida sobre Hunter que él pudiera usar en campaña electoral. Existen pruebas de tráfico de influencias de Hunter Biden durante su etapa como accionista en la empresa energética ucraniana Burisma.

Los demócratas y la prensa siempre han dicho que no había evidencias de actividad criminal, pero olía muy mal porque Hunter Biden, que no tenía ningún conocimiento de Ucrania ni del sector del gas, de repente empezó a cobrar millones de dólares como miembro del Consejo de Administración y consultor con Burima.

FTX parece ser un «esquema Ponzi» con el que se transfirieron miles de millones a políticos y también en inversiones a través de Ucrania. Casualmente, decenas de miles de millones de dólares que se destinaron a Ucrania fueron blanqueados de regreso a los EEUU para financiar a los demócratas usando la criptomoneda FTX.

No solamente la madre de Sam está involucrada con el Estado Profundo (partido demócrata). Su tía Linda P. Fried, es una miembro activa del World Economic Forum. El exchange FTX aparece de manera destacada en la web del Foro Económico Mundial. Este foro es popular por encender las alarmas de conspiración. Se le acusa de ser una élite globalista que promueve políticas publicas que se alinean a una agenda para el 2030.

Esta élite busca crear una dictadura global tecnológica y ha impulsado las políticas de control poblacional. Por poner un ejemplo, desde la crisis global de 2020 fueron los principales impulsores de los confinamientos y la vacunación obligatoria.

Dato curioso, es que Sam todo este tiempo estuvo dirigiendo el exchange desde las Bahamas, junto con con 10 empleados. Se dice que tenían orgias sexuales entre ellos junto con Caroline Ellison, directora ejecutiva de Alameda. Los 10 están, o solían estar, emparejados en relaciones románticas entre sí.

CoinDesk habló con varios empleados actuales y anteriores de FTX y Alameda que aceptaron hablar bajo condición de anonimato, citando acoso continuo y amenazas de muerte debido a los problemas de solvencia del intercambio. Y esencialmente dijeron esto: es un lugar lleno de conflictos de intereses, nepotismo y falta de supervisión.

Dentro de las Bahamas fue visitado por Bill Clinton y Tony Blair durante un evento, donde discutieron el futuro del mercado criptográfico y web 3. Estos dos ex-presidentes son conocidos por visitar la isla de Epstein de manera asidua. Parece que Sam quería conquistar económicamente las Bahamas para sus amigos de la élite criptoglobalista. De hecho, invirtió este año 74 Millones de dólares en bienes inmuebles en las Bahamas. ¿Quería montar una nueva isla de fiestas para degenerados?

FTX y el lobby demócrata

Sam Bankman-Fried, por medio de las políticas de FTX, emite ideas para regular el mercado criptográfico, propone KYC obligatorio en DeFi y licencias de brokers para quien aloje sitios de intercambio de criptomonedas. Esto contradice totalmente los principios de descentralización, libertad y privacidad.

En noviembre de 2022, FTX cae por insolvencia en sus fondos y provoca un colapso en el mercado criptográfico, unido a múltiples circunstancias que provocan miedo. El gobierno estadounidense tiene el escenario perfecto para traer la regulación que tanto desea.

Inmediatamente, suenan las alarmas en el gobierno, la SEC comienza a investigar el caso de FTX y los políticos comienzan a proponer regulaciones fuertes para las criptomonedas.

Para colmo, justo el 15 de noviembre de 2022 varios gobernantes se reunirán en la cumbre del G20, donde el tema central serán los marco regulatorios para las criptomonedas a nivel global y la penalización de los países que no las cumplan. Justo ese es el objetivo del Foro económico mundial.

¿Será que todo este tiempo Sam fue una marioneta que el Estado Profundo utilizo para poder atacar el ecosistema crypto y tener la excusa perfecta para traer sus regulaciones? Para muchos la respuesta está clara.

La corrupción de FTX

En resumen, FTX era un fondo masivo de lavado de dinero para sobornos para financiar las campañas electorales demócratas ( Y quién sabe qué más). Sam Bankman-Fried, el ahora desacreditado CEO de FTX, había canalizado decenas de millones de dólares a los candidatos demócratas en las elecciones. Como informaron diversos medios, a principios de este año, «el multimillonario de las criptomonedas dice que podría gastar un récord de mil millones de dólares en las elecciones de 2024».

A través de FTX, Sam Bankman-Fried fue el segundo mayor donante a los candidatos demócratas este año, solo detrás de George Soros en términos de dólares totales donados. FTX fue una creación no solo de Sam Bankman-Fried, sino también de su círculo de asociados cercanos, todos los cuales tienen vínculos con la élite globalista internacional y todas las conexiones de estado profundo que lo acompañan.

Binance, por otro lado, dirigido por el CEO chino-canadiense «CZ» (ChangPeng Zhao), era un rival de FTX que era blanco de forma rutinaria de los medios globalistas (Reuters, Forbes, etc.). Todo esto en un esfuerzo por destruir Binance para hacer de FTX el jugador dominante en el espacio de intercambio de activos cifrados. Esto habría puesto a FTX en posición de generar mil millones de dólares en donaciones en cada ciclo electoral en los EE. UU., superando por mucho a los donantes republicanos.

Por último, Elon Musk ha confirmado que el CEO de FTX le ofreció varios miles de millones de dólares para financiar la adquisición de Twitter. El término que usó Musk para referirse a Sam Bankman-Fried y su palabrerío fue bullshit, que suele usarse de forma muy coloquial para referirse a las mentiras o a alguien que es falso. El directivo de Twitter añadió que sus expectativas sobre SBF y sus negocios no eran buenas.

Conclusión de FTX y Sam Bankman-Fried

Las criptomonedas representan una amenaza para los gobiernos y los bancos centrales. Lo sucedido con FTX pudo ser un ataque dirigido, pero sea como sea, lo cierto es que el mercado criptográfico no esta muerto, y estos acontecimientos lo volverán más resiliente. Para muchos, blockchain no solo se trata de ganar dinero, se trata de libertad.

El colapso del exchange centralizado FTX es la confirmación de que debe mantenerse alejado de este tipo de empresas criptográficas. Tener los criptoactivos en una wallet descentralizada es más seguro, ya que nunca quebrará ni desaparecerá con todos los fondos. Hay que tener cuidado con los empresarios estatistas con vínculos con el gobierno, ya que pueden provocar sorpresas desagradables.

La fortuna de Sam Bankman-Fried pasó de 17.000 millones de dólares a 1 dólar en menos de una semana. El CEO de FTX perdió toda su fortuna según cálculos de Forbes y Bloomberg. Para muchos esto es merecido por hundir el mercado de las criptomonedas. En resumen:

  • Barbara Fried lanza el lobby demócrata en 2018
  • Joe Biden lanza campaña presidencial 2019.
  • Sam lanza el intercambio criptográfico FTX en 2019.
  • Sam dona la segunda mayor cantidad a Joe Biden en 2020.
  • Joe Biden gana las elecciones en 2021.
  • FTX se declara insolvente en 2022.
  • La Casa Blanca declara que hay que regular las criptomonedas.

El caso de FTX y el involucramiento del partido demócrata es uno de los mayores casos de corrupción de tiempos recientes. Sam Bankman-Fried y FTX literalmente roba dinero de sus clientes y lo usa para financiar una campaña electoral. ¿Tú que opinas?

NOTICIAS RELACIONADAS